viernes, 31 de julio de 2009

Ángeles negros, de Crumb


Era 1970. Estados Unidos estaba metido hasta el cuello en una guerra que tenía perdida de antemano, pero no dejaba de enviar soldados a Vietnam, que caían como moscas. Toda la sociedad estaba conmocionada, y todos le decian al presidente Truman que sacara a los chavales de allí, pero no hacía mucho caso. La guerra no se libraba entre Vietnam y Estados Unidos, como podríamos pensar los más jóvenes viendo las películas que tratan sobre el tema, sino que se libraba entre los estados de Vietnam del norte y los estados de Vietnam del Sur. Estados Unidos estaba allí para apoyar a los del sur, y de paso, también estaban implicados en mayor o menor medida, Australia, Nueva Zelanda, Corea del Sur, Filipinas, Tailandia, Alemania, Irán, Marruecos, Reino Unido, Suiza, Taiwan o España. Pero esta última sólo mandó un puñado de médicos para auxiliar a las víctimas.

El caso es que todos querrían sacar tajada del asunto.

George Crumb fue de los que enseguida se posicionó en contra de esta guerra que para él no tenía nentido y su forma de decirlo fue con música. Hizo este cuarteto para decir públicamente y de la manera que mejor sabía (con música) que esa guerra no llevaba a ningún sitio.

Por lo demás, estructuró la pieza en 13 partes. Se obsesionó con el número 13 y con el número 7 también. Pero más con el 13. Estos trece movimientos, se articulan en torno a sí mismos, formando algo así como un espejo. El primero se corresponde con el 13, el 2 con el 12, el 3 con el 11, y así hasta el movimiento central, que es el 7. Esto lo sabemos porque lo dice George Crumb, porque no es demasiado evidente a la escucha.

Por otra parte, aunque sea un cuarteto, los cuatro instrumentos juntos solo tocan en los movimientos extremos y en el central. En los demás tocan 3 ó 2 ó 1 solamente. Aquí sí que hay una correspondencia. Además, los instrumentistas van descendiendo en número, hasta que queda uno solo, van creciendo hasta que están los cuatro, vuelven a iniciar el descenso hasta que vuelve a quedar uno solo, y otra vez a subir hacia arriba para terminar en tutti.

El esquema general queda así:

I. DEPARTURE

1. [Tutti] THRENODY I: Night of the Electric Insects
2. [Trio] Sounds of Bones and Flutes
3. [Duo] Lost Bells
4. [Solo] Cadenza accompagnata. Devil-music
5. [Duo] Danse Macabre

II. ABSENCE

6. [Trio] Pavana Lachrymae (Der tod und das Mädchen)
7. [Tutti] THRENODY II: Black Angels!
8. [Trio] Sarabanda de la muerte oscura
9. [Duo] Lost Bells (Echo)

III. RETURN

10. [Solo] Aria Accompagnata. God-music
11. [Duo] Ancient voices
12. [Trio] Ancient voices (Echo)
13. [Tutti] THRENODY III: Night of the electric Insects

La estructura queda así algo más clara. Tímbricamente la obra suena bastante rara. Más cuando uno se acerca a ella acordándose de los cuartetos de Haydn o Mozart. Crumb utiliza instrumentos eléctricos, o si no es posible, amplificados. Utiliza todos los tipos de recursos que le permite la amplificación, como anular la resonancia natural (tocando al otro lado de la cuerda), tocar con plectro metálico (el mismo crumb aconseja un clip),con un dedal...utiliza desviaciones microtonales, utiliza efectos de voz (por ejemplo, en el movimiento central, los cuatro músicos dicen el número trece en japonés, en ruso, en swahili y en alemán). Pero también producen sonidos con una serie de instrumentos de percusión asignados a cada uno: Maracas, Tam-tam, o una serie de vasos afinados que tendrán que tocar con el arco...

En otra ocasión ya comenté en este mismo blog que a Crumb le gusta utilizar fragmentos de música ya compuesta y fundirlos en la suya propia. Que lo que trata de representar es esa sensación que tenemos cuando caminamos por una gran ciudad y de pronto, al girar la esquina, encontramos unas ruinas de una civilización antigua pero que está perfectamente integrada en la ciudad actual. En esta pieza, aparece el segundo movimiento de "La muerte y la doncella", de Schubert. También, como viene siendo una constante en la música de Crumb, la secuencia gregoriana "Dies Irae".

Dije antes que Crumb se obsesionó con el número 13. No sabemos si será cierto o no, pero en la partitura escribió:

"Finished on Friday the Thirteenth, March, 1970"

Os dejo la versión del Kronos Quartet, en una grabación que yo cogí de la radio. Aviso de que en un principio puede resultar demasiado agresiva, pero si se le da una oportunidad, merece la pena.

2 comentarios:

  1. No sabría como comentar esto, pero no es una música que me pusiera para estudiar, o dormir.

    Es increible la de sonidos tan abstractos, que se pueden conseguir con las cuerdas.
    He estado intentando imaginarme la partitura, pero aun asi me ha costado.

    Pero bueno, es bueno conocer a autores nuevos, por mi parte, y curiosa la historia del Vietnam y Crumb.

    Hasta la próxima!

    ResponderEliminar
  2. Ok, lo de la partitura puede arreglarse. Si algún día paso por allí, te la acerco!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails